Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

PARA-KARATE: “El karate ayuda a vencer las dificultades que cree no poder superar” (Ramona Martínez, Shito Ryu Genbukai)

PARA-KARATE: “El karate ayuda a vencer las dificultades que cree no poder superar” (Ramona Martínez, Shito Ryu Genbukai)

La inclusión es, desde no hace mucho, una consigna que se ha instalado fuerte en nuestra sociedad. Las personas con discapacidad ganaron ese espacio de igualdad y respeto que durante mucho tiempo no tuvieron. Pero del reconocimiento a la integración real hay un paso no tan chico. Hace falta crear infraestructura adecuada, y sobre todo determinados actores deben capacitarse.

Ese es el camino que siguió Ramona Martínez, la sensei de la escuela de karate Shito Ryu Genbukai que tiene su Dojo en el Club Municipalidad. Ella explica cómo se insertó en el para-karate.

“Fui a para-karate porque tenía alumnos con dificultades. En la época en que empecé a trabajar con personas con discapacidad no existía el para-karate. Tenía una alumna ciega, y me interesó trabajar con ella, fue un placer trabajar con Cecilia, era muy deportista y todo lo que hacía lo hacía bien”, recuerda Ramona. 

“Cuando empezamos a crecer como escuela hace cuatro años apareció el deporte para la discapacidad, y ahí empecé a hacer cursos porque cada dos por tres recibía alumnos con esas características. Algunos eran sordos, otros sordomudos. Les enseñaba como podía porque no sabía el lenguaje de señas. Después fui haciendo cursos para capacitarme porque tenía la necesidad de crecer en el para-karate”, aclara. 

Para la sensei, es bueno que este conocimiento lo tengan todos: “cuando hubo un curso específico de para-karate en Córdoba llevé 10 alumnos conmigo para hacer el curso, porque es necesario que aprendan. Hay que valorar a estos chicos como personas, son personas que necesitan ayuda, y queremos hacerlas sentir como cualquier otra persona”. 

Sobre el aporte de la disciplina, Ramona fue contundente: “el karate ayuda a sentirse más seguro, a vencer ciertas dificultades que cree no poder superar. Hacemos que se dé cuenta que sí puede, con más dificultad o tiempo que los demás, pero se logra. Con nosotros esta Franco, con un leve retraso, que es extraordinario, que salta la soga, que coordina, y lo logro en poco tiempo. Me sorprende porque crece conjuntamente con los demás. Eso me da mucha alegría y satisfacción”.

Ramona Martínez ya transmitió la esencia del karate a personas ciegas, sordos y con discapacidad intelectual. El trato “es igual que con cualquier otra persona, porque el sensei es un ser humano. Y el que viene con discapacidad también. Les hablás, ves cuáles son las dificultades y siempre trato de comunicarme con el que viene a aprender, y después con la familia. Lo quiero hacer sentir tranquilo y seguro, y respetarlo, y que ocupe un lugar en el Dojo como todo los demás”. 
Volver a Noticias de ARTES MARCIALES