:: EVENTOS
:: NEWSLETTER
Suscribite y recibí periódicamente noticias y artículos de deportes y calidad de vida
 Nombre
 Email
  
  
:: Circuito TALENTO TENIS
:: SECCIONES
:: ARTÍCULOS
 
:: WEBS AMIGAS
  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Titulares Rotativos
:: DETALLE DE ARTÍCULO Ver Artículos de  
VOLVER
La tendinitis, una lesión recurrente
3 agosto - Entrenamiento

Uno de los procesos más frecuentes en traumatología y también de los más repetidos son las tendinitis. Los tendones, junto a los músculos, son los encargados de mover las articulaciones, gracias a su capacidad para alargarse y contraerse. Las tendinitis consisten en la inflamación de un tendón en la proximidad del hueso donde se insertan. Algunos consejos para prevenir y curar una lesión molesta y dolorosa.

Si bien pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pues en todas hay tendones, con frecuencia se localizan en el hombro, codo, muñeca y pie. La aparición de una tendinitis está en relación sobre todo con movimientos repetidos de una articulación o de un tendón, más que con un esfuerzo único. Por tanto no es correcto responsabilizar la aparición de una tendinitis a una actividad realizada aisladamente, sino más bien a la repetición de movimientos o esfuerzos.

La sobrecarga, la adopción de malas posturas y la repetición sistemática de un movimiento pueden desencadenar un dolor en los tendones que nos resulta molesto y nos impide realizar nuestras rutinas de entrenamiento. Es importante que las tendinitis se solucionen, y es que si esto no es así podemos sufrirlas de forma crónica. Aunque es fundamental la prevención.

EN EL CODO: La tendinitis más conocida es la epicondilitis, que también se llama “codo de tenista”. Se produce por la irritación de un grupo de tendones que proceden del húmero y cuya inflamación produce dolor intenso en la proximidad del codo, que aumenta con los movimientos o incluso con el simple estiramiento de esos tendones.

Se llama codo de tenis porque sucede a menudo en practicantes de este deporte, pero más bien en personas que no juegan habitualmente a tenis, sino solo en días o épocas aisladas o lo hacen con una mala técnica. La aparición de esta tendinitis impide realizar algunos movimientos del codo, no se puede hacer deportes ni coger pesos y en algunas ocasiones el único tratamiento es la cirugía.

La mejor prevención de la epicondilitis que aparece en deportistas consiste en iniciar la actividad deportiva paulatinamente, realizando de manera progresiva los movimientos con el codo, seguir cursos de aprendizaje de la técnica del tenis y utilizar material deportivo adecuado. Para prevenir la epicondilitis que aparece en trabajadores manuales se recomienda no sobrecargar la articulación con esfuerzos repetidos y buscar una posición adecuada para realizar el trabajo.

EN LA MUÑECA: Es frecuente la aparición de otra tendinitis, que produce dolor en la proximidad del dedo pulgar y que también se debe a movimientos repetidos de la muñeca, bien en el trabajo o en las actividades del hogar. Es frecuente que para su curación se precise una escayola o un vendaje que mantenga la muñeca en reposo unos días.

EN EL PIE: La inflamación tendinosa más frecuente es la que afecta al tendón de Aquiles, situado detrás del tobillo. Como las anteriores tendinitis se produce por movimientos repetidos y es muy típica de las bailarinas o deportistas que corren sin calzado ni preparación adecuada.

En general puede decirse que las tendinitis tardan tiempo en curar y es frecuente que tras una mejoría suceda un nuevo cuadro de dolor al volver a realizar la actividad que la desencadenó. A veces pueden llegar a originar complicaciones graves como la ruptura del tendón, que ya previamente lesionado e inflamado puede romperse al hacer un esfuerzo o movimiento violento.

Al ser una lesión sobre todo deportiva hay que recomendar ejercicios de precalentamiento y estiramiento progresivo de los tendones antes de comenzar el deporte. A ello debe unirse una correcta técnica, la utilización de buen material deportivo y un calzado especialmente diseñado para el deporte elegido.

Con el paso de los años los tendones se hacen más rígidos y débiles, con lo que el riesgo de sufrir tendinitis es mayor, por eso cada edad tiene su deporte y cada deporte tiene su edad.
 
Consejos para prevenir y curar la tendinitis

Estas lesiones se pueden prevenir mediante una serie de pautas que tenemos que tener muy en cuenta.

Calentar antes de jugar: Es importante antes de realizar ejercicio calentar concienzudamente la parte sobre la que vamos a trabajar. De esta manera propiciaremos el riego sanguíneo aumentando la temperatura y haciendo que los tendones estén más elásticos y sean capaces de aguantar mejor la intensidad de la fuerza sin lesionarse.

Correcta ejecución del gesto deportivo: Al calentamiento hay que sumarle una correcta ejecución de los ejercicios, pues debemos concentrarnos en levantar el peso mediante los músculos y nunca con los tendones en tensión, ya que esta es la principal forma de sufrir tendinitis.

Evitar que sea crónico: Si hemos desarrollado ya una tendinitis es importante que la tratemos acudiendo al especialista y guardando reposo de la zona afectada, ya que el uso puede hacer que el dolor de tendones se vuelva crónico.

Calor antes, frío después: La aplicación de calor y frío para aliviar las molestias es fundamental. Es recomendable utilizar calor antes de comenzar la actividad y frío al terminarla, ya que de esta manera conseguiremos disminuir cualquier inflamación que se haya podido llevar a cabo. Esto lo podemos acompañar con el uso de antiinflamatorios locales que ayuden a disminuir la hinchazón del tendón y devolverlo a su estado habitual.
 

:: SPONSORS
 
 
Inicio | Deportes | Noticias | Artículos | Newsletters | Organización de Eventos y Torneos | Contacto
Talento Sports © 2009 - Todos los derechos reservados